Curso Comunicación Corporativa »
Compartir: 
 
Estudiar Comunicación Corporativa

Qué es el Branding: Guía para Empresas

 

Independientemente del lugar, la forma, o el tipo de empresa, el branding, cada vez más, se encuentra presente en cualquier empresa. Por eso, distinguir los tipos de imagen de marca se ha convertido en algo totalmente imprescindible para conseguir el éxito que buscamos.

 

QUIERO INFORMARME SOBRE EL CURSO

 

¿Qué es el branding?

El significado de la palabra branding suele confundirse con el diseño de la imagen de marca, pero va mucho más allá. Realizar tareas de branding implica la gestión completa de una marca con intención de convertirla en un elemento, más que conocido, deseado y posicionado de una forma concreta en la mente de nuestros clientes. De esta forma conseguimos crear una conexión con nuestros usuarios que puede llegar a influir en sus hábitos de compra.

 

Tipos de branding

La variedad de necesidades que encontramos a día de hoy como consumidores nos hace asociarnos no sólo con un único tipo:

Branding comercial: La intención principal de este tipo de branding es diferenciar nuestra marca ante la competencia aunque trabajemos con el mismo producto. Por eso es importante conseguir asociar nuestra marca con una personalidad o valores claros. Marcas como Google o Coca-Cola han conseguido apropiarse de conceptos generales dentro de sus sectores que dejan clara la importancia de estas asociaciones.


Branding personal: Desde hace ya bastantes años hemos pasado de generar marcas corporativas a marcas personales, y aunque cada uno de nosotros es una empresa como tal, es importante tener presente qué se percibe de nosotros cuando estamos presentes. Construir una imagen propia no es sólo cuestión de físico y estilo al vestir, sino un tema de estrategias muy medidas. Incluso con aplicaciones para el mundo de la política.


Branding social: Las causas sociales demuestran, cada vez más, un mayor compromiso por parte de las empresas. El apoyo a valores concretos aportan humanidad a la marca y denotan responsabilidad ante los problemas y preocupación por los intereses de sus propios clientes, permitiendo generar vínculos afectivos muy fuertes.


Country branding: Es un tipo de construcción de imagen de marca muy específica al que no se le suele dar tanta importancia, pero la tiene. En el proceso del fomento de un país o una ciudad pensamos en industria, en exportaciones, en ventas… Pero también debemos tener en cuenta qué  factores ponen a un país en el mapa: su cultura, sus costumbres, su gastronomía, sus valores… Estas características son fundamentales para promover las relaciones diplomáticas y para construir una identidad de cara al extranjero con propósitos de turismo.


Branding emocional: Es, posiblemente, una de las principales formas de llegar a nuestro público. Cada vez compramos menos productos y más experiencias de compra, así que las emociones y la forma de sentirnos que puedan tener nuestros clientes es primordial, no sólo para satisfacer sus necesidades, sino para conseguir que su vinculación con nosotros vaya más allá de cualquier precio.

 

Cómo conseguir una buena estrategia de branding

Crear una identidad fuerte no es sencillo, por lo que es muy importante definir cuáles son nuestros objetivos y nuestros valores para marcar la diferencia entre una marca puntual y una con la que comprometerte de por vida.

 

Evidentemente, la diferenciación es un punto clave, pero no sólo a nivel de diseño gráfico y aspectos visuales. Debemos focalizarnos en un nicho de mercado que haga que nuestros clientes nos sientan como un valor añadido, como una empresa pensada exclusivamente para ellos. Para conseguir esto debemos conocer en profundidad qué necesitan nuestros clientes y ofrecérselo de forma honesta y auténtica para generar la confianza necesaria en el proceso. Un prosumidor convencido es lo más valioso que podemos conseguir.

 

Sin embargo, crear una cultura alrededor de nuestra marca pasa por elegir también los espacios donde queramos dialogar con los usuarios. Es importante saber dónde, cuándo y cómo hablamos con ellos, ya que quieren ser escuchados, sentirnos cercanos y poder tener esa capacidad de opinión y decisión sobre el futuro de la marca.

 

En definitiva, es importante generar confianza a través del branding y construir una imagen de marca fuerte y capaz de mantenerse a lo largo del tiempo, ya que, a día de hoy, los consumidores no se enamoran de nuestros productos o nuestros servicios, sino de lo que representamos para ellos como empresa. Como en otros ámbitos de la vida, ganarse ese “sí, quiero” lleva un trabajo.

 

Si estás interesado en el mundo de la comunicación y quieres dedicarte profesionalmente a la comunicación corporativa, nuestro Máster de Comunicación Corporativa está hecho para ti. ¡Pide información!

Sobre el Autor: Escuela Negocios MasterD

Foto autor
Nuestro objetivo es transformar ideas en tendencia y herramientas útiles para los negocios o empresas.
Compartir: 

1 respuesta a Branding: Una guía rápida de imagen de marca

María 19 de octubre del 2021
¡Me encanta! ¡Lo voy a aplicar!

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)