• Comer sano fuera de casa puedes ser un placer con todos estos consejos para que disfrutes de tus comidas de trabajo de una manera saludable.
Compartir: 
 
Imagen Noticia

Comer saludable fuera de casa

 

Con frecuencia, el trabajo de comercial o de vendedor nos obliga a comer fuera de casa lo que, unido a las prisas, el estrés o las comidas de trabajo, hace que sea complicado comer de una forma saludable.

 

Pero si solemos comer en restaurantes, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEO-SEEDO) nos da ciertas pautas que podemos tener en cuenta:

  • Beber preferentemente agua, con o sin gas. Las bebidas alcohólicas o azucaradas no se deben usar para calmar la sed.
     
  • Repartir la comida a lo largo del día en cinco tomas, evitando así estar mucho tiempo con el estómago vacío.
     
  • Elegir locales o restaurantes cuya oferta sea saludable y de calidad. Evitar los buffet, ya que resulta difícil controlar las cantidades que se comen. Evitar también los autoservicios y los establecimientos de comida rápida.
     
  • No llegar a la comida con mucha hambre. Para prevenirlo un desayuno completo y una pequeña ingesta a media mañana son fundamentales.
     
  • Evitar el consumo frecuente de alimentos muy energéticos o ricos en grasas saturadas, como la comida rápida o “fast food”.
     
  • El primer plato debe ser rico en verduras y/o hidratos de carbono complejos (pasta, legumbres, arroz, …), mejor integrales. Escoger elaboraciones más bien sencillas y sin exceso de aceite o salsas ricas en grasas saturadas.
     
  • Para el segundo plato, se recomienda elegir carnes magras (pollo sin piel, pavo, conejo, alguna pieza del cerdo), pescados y huevos. Como guarnición escoger preferentemente ensaladas, verduras cocidas, horneadas o a la plancha, patatas cocidas, etc.
     
  • Acompañar la comida con un trozo de pan de 30-40 gramos (integral es la mejor opción). Evitar comerlo antes de empezar la comida.
     
  • No es necesario terminar los platos, ya que las raciones en los restaurantes suelen ser excesivas.
     
  • Elegir la mejor opción para el cocinado de los alimentos. Es decir, evitar los fritos y rebozados, y optar por alimentos al vapor, plancha u horneados.
     
  • El postre debe ser ligero. Antes que tartas, pasteles, helados o derivados lácteos ricos en grasas, elegir fruta fresca, yogur o cuajada. Se recomienda elegir un postre para compartir si es muy calórico, o tomar media ración.
     
  • Evita los aperitivos y entrantes, como patatas, frutos secos fritos, quesos, embutidos, aceitunas, sobretodo antes de empezar a comer.
     
  • Cuidar la elección de aperitivos muy calóricos.

 

En MCS Escuela Superior de Negocios estamos comprometidos con el fomento de hábitos de vida saludables como parte indispensable en el desarrollo de una carrera profesional de éxito en ventas. Por eso, todos nuestros cursos incluyen formación específica en mindfulness, control del estrés, alimentación saludable, etc.

Sobre el Autor: Patricia Montero

Foto autor
Compartir: 
Esta noticia no tiene comentarios todavía

Nuevo comentario:

Nombre (*)  Email (*)  Mensaje (*)